neuronic whatsapp
neuronic contacto messenger
revolución industrial 4.0

Revolución Industrial 4.0

La industria no se pierde, se transforma.

2 de Marzo de 2021
- by Admin

Desde mediados del siglo XVIII hasta nuestros días, los avances tecnológicos permitieron el crecimiento exponencial de la industria. En menos de 300 años la humanidad pasó de sistemas de producción rurales y manuales a desarrollos ciber físicos.


A veces, el ritmo vertiginoso de los cambios nos quita el tiempo necesario para detenernos y observar con detalle hacia donde estamos yendo.

De más está decir que la interconectividad mundial fomentada por la globalización, ha tejido redes de producción y comercio que han hecho de las sociedades una gran masa heterogénea, la cual se ve afectada si alguna de las partes que la compone pierde eficacia.


Cuando la rueda no gira el carro ya no avanza, cuando los gobiernos recurrieron al confinamiento de la población, la industria no ha podido suplir en lo inmediato la mano de obra y eso ha llevado a lo que ya sabemos.


Es aquí donde comienza a resonar con más estridencia la evolución de la industria.


El nacimiento de los Sistemas Ciberfísicos


Durante los años ‘80 comenzó a desarrollarse la tecnología que impulsó un cambio en los hábitos cotidianos de las personas.


Desde la primera computadora personal, el acceso a Internet, la tecnología de información y comunicaciones (TIC), todo ha influido tanto en la industria como en la vida individual de cada persona. Ese desarrollo es la tercera revolución industrial.


Desde cómo accedemos a la información hasta la forma en que realizamos nuestras compras, hoy en día, en mayor o menor medida, todos en algún momento necesitamos conectarnos a internet.


Cuando eso sucede hay un intercambio de datos, desde internet hacia nosotros y de nosotros hacia internet.


Es cierto que las políticas de privacidad nos brindan seguridad y tranquilidad en ciertos aspectos, aunque ya es bastante difuso el límite entre lo privado y lo público en términos de conectividad.


Actualmente las industrias han conseguido sacarle mayor provecho al uso de los datos, se han vuelto una herramienta más en la actividad industrial y han recibido el nombre de Big Data.


Los datos se preservan, se almacenan, se analizan, se estudian, se utilizan.


Las campañas de marketing y comercialización han sido más eficientes a partir de la implementación de herramientas que enfoquen los recursos comunicacionales.


Esto solo fue posible por el desarrollo de sistemas informáticos que agilizan la tarea de analizar la Big Data, es decir, los datos personales que otorgamos a internet.


Pero, ¿qué hay de las cosas? Es decir, de los objetos. ¿También pueden brindar datos a internet? ¿Podemos tratar esos datos como lo hacemos con la Big Data?


En los últimos años ha surgido un término que amplía nuestro espectro de entendimiento sobre el mundo digital y sobre cómo la industria comienza a encaminarse hacia la cuarta revolución industrial.


Internet de las Cosas o Internet of Things (IoT), es la conectividad de los objetos con internet y entre sí, lo que nos brinda la posibilidad de obtener datos o manipular cualquier objeto que esté conectado a la red.


Eso combinado con Inteligencia Artificial ha permitido el desarrollo de sistemas ciberfísicos, es decir, objetos manipulados por sistemas informáticos, que los han vuelto autónomos y autosuficientes


Eficacia alemana, del dicho al hecho


En el año 2011, en la feria industrial más importante del mundo, la Feria de Hannover (Alemania), se utilizó por primera vez el término Industria 4.0, haciendo referencia a un objetivo industrial que tiene como base el Internet de las Cosas.


Desde ese momento, principalmente el gobierno alemán, ha estado impulsando un cambio con horizonte claro y relativamente cercano, estimado para comienzos de la tercer década del siglo XXI, que se enmarca dentro de cuatro principios de diseño:


  • Interoperabilidad: Capacidad de objetos, personas, máquinas y sensores de comunicarse y conectarse entre sí a través de Internet.
  • Descentralización de las decisiones: Facultad de los sistemas ciberfísicos de tomar decisiones por sí mismos y desarrollar sus tareas de forma autónoma el mayor tiempo posible.
  • Asistencia técnica: 1. Aptitud de los sistemas para ayudar a las personas a agregar y visualizar información de forma comprensible, para que puedan tomar decisiones informadas y resolver problemas urgentes a corto plazo. 2. Habilidad de los sistemas ciberfísicos para ayudar a las personas de una forma física a dirigir una serie de tareas que son desagradables, muy agotadoras, o inseguras para los humanos.
  • Transparencia de la Información: posibilidad de los sistemas de información para crear una copia virtual del mundo físico enriqueciendo los modelos digitales de la planta con los datos del sensor.

Low-code, el gran aliado de las fábricas inteligentes.


¿Cómo favorece todo este nuevo desarrollo al sistema productivo comercial actual?


Las fábricas van a tener la capacidad de estar conectadas con las materias primas, con los sistemas de logística e incluso con la información de oferta y demanda, lo cual las volverá más eficientes y más rentables.


Ya es un hecho que la transformación digital es la evolución de las empresas.


Optimizar recursos al analizar la información, delegar tareas repetitivas a sistemas automatizados de Inteligencia Artificial, implementar Business Intelligence para tomar mejores decisiones.


Estas son algunas de las herramientas que preparan el terreno de la próxima etapa en la organización de la industria, aunque está claro que lo más importante es desarrollar el software que permita la interconectividad de toda la cadena de valor industrial.


Esto va a ser una maratónica labor, aunque implementando plataformas low-code, se podrán acortar los tiempos en la creación dichos sistemas.


Por ejemplo GeneXus permite la modificación y entrega acelerada de aplicaciones, reduce el costo inicial de configuración, capacitación, implementación y mantenimiento.


Por eso ya se ha convertido en la preferida de los desarrolladores que llevan adelante la transformación digital de múltiples empresas y áreas.


Serán esos desarrolladores los que tendrán la oportunidad de moldear el futuro.


Sentar las bases y comenzar a crecer de antemano a la cuarta revolución industrial, depende de tí y de lo que quieras para tu empresa.


El cambio está a la vista, somos parte de las generaciones que podemos contribuir en los nuevos medios de producción y comercialización.


La transformación digital a través de plataformas low-code es el futuro. ¿Aún no sabes qué es GeneXus?

Pues lamento decirte que vives en el pasado. Por suerte nos estás leyendo. Ahora sólo tienes que ponerte en contacto.


¿Estás preparado para avanzar? Nosotros te ayudamos.

Escribe tu opinión